Organización y funcionamiento

alt   alt

ORGANIZACIÓN Y FUNCIONAMIENTO PEDAGOGICO:

Los  profesionales que forman el Equipo de la Escuela, diseñan actividades y experiencias encaminadas a potenciar el desarrollo de todas las capacidades, físicas y psíquicas de los niños y niñas que asisten a este centro, en un ambiente acogedor y afectuoso.

La programación se recoge anualmente en el "Plan Anual de Centro", que supervisado por la Inspección Educativa, responde a los planteamientos recogidos en nuestro Proyecto Educativo de Centro.

Con carácter general, siempre tenemos en cuenta los siguientes criterios para organizarnos y planificar nuestra intervención con los niños/as.


1.- La calidad de las relaciones afectivas es el factor más importante para conseguir en el niño/a la vivencia de seguridad afectiva que le permitirá sentirse tranquilo en la escuela, para disfrutar y aprender con las experiencias que le proporciona la vida cotidiana en el centro.

Por tanto, los educadores en su planificación desarrollarán estrategias para la atención individualizada, con el fin de conseguir establecer el vínculo afectivo con cada uno, basado en el respeto y la comunicación.

alt  alt


2.- El ambiente  constituye el contexto educativo, por tanto ha de responder a las necesidades infantiles y a la programación de las actividades que en él se van a desarrollar. Se han de tener en cuenta tres aspectos:

1. La organización del espacio que ha de ser estimulante para la realización de distintas experiencias, ha de ser seguro y permitir el libre desplazamiento de los niños y niñas, ha de ser estructurado para permitir la organización de la vida cotidiana y el desarrollo de la autonomía, y ha de constituir un espacio estético, agradable y cálido.

2. La organización del horario ha de ser regular y natural, esto es adaptarse a los ritmos de los niños y niñas y dar cabida a la satisfacción de sus necesidades de manera ordenada, tranquila y placentera, ha de hacerse patente mediante señales visibles para favorecer la comprensión de los tiempos dedicados a cada cosa por parte de los niños/as, y ha de tener cierto grado de flexibilidad para poder incorporar imprevistos y situaciones especiales que permitan a los niños y niñas el desarrollo de actitudes adaptativas ante los cambios para asumirlos sin ansiedad excesiva.

3. Dotación de materiales, estos han de ser variados  que permitan el desarrollo de experiencias diversas, seguros, estimulantes, suficientes y adaptados a las posibilidades infantiles.

 alt   alt

3.- La vida cotidiana en la escuela como espacio para el desarrollo y el aprendizaje: Entendemos que todas las experiencias que viven los niños y niñas en la escuela constituyen un momento educativo. Este criterio se traduce en:

-  la organización de las actividades de los grupos, que  han de estimular la actividad física y mental para dar lugar al aprendizaje. 

- el tratamiento pedagógico de las rutinas en la satisfacción de las necesidades de los niños y niñas, como momentos especiales de relación para el establecimiento del vínculo afectivo con su educador, para el conocimiento sobre sí mismos, y el desarrollo de la autonomía personal.


4.- La actividad natural del niño/a, el juego: Según las características evolutivas de nuestros alumnos y alumnas, la forma primordial de aprendizaje es la  propia experiencia y la acción en todos los ámbitos de su vida cotidiana. Así pues, nos organizaremos para proporcionar a los niños y niñas experiencias conectadas con su vida real, sus intereses y necesidades desde una perspectiva globalizadora: 

? Programando actividades que les ayuden a desarrollar todas sus capacidades  y la consecución de cotas mayores de autonomía en la medida de sus posibilidades;
? que estimulen la relación con otros (iguales y adultos),
? que les ayuden a elaborar el conocimiento sobre si mismos y sobre el entorno a través de la exploración y el descubrimiento,
? desarrollando actitudes positivas que contribuyan a su equilibrio personal e inserción social,
? creando espacio para las actividades dirigidas que incorporen sus acciones a las exigencias de la autorregulación para participar en el grupo,
? y dando lugar al juego libre como medio para el desarrollo de la creatividad, y la propia elaboración y expresión de su crecimiento.

 alt

5.- Coordinación con las familias  y el trabajo en equipo .

En estos principios pedagógicos se aúnan aspectos centrales. Estos son:

- la participación activa y el compromiso en el hacer cosas con otros
- el abordaje de los conflictos de manera constructiva.

Como equipo nos esforzamos en ser capaces de asumir y respetar nuestra diversidad, aunando nuestros criterios.  Y, partiendo de la reflexión y la discusión, llegar a formas de actuar consensuadas para dar una respuesta educativa coherente.

En esta misma línea entendemos la colaboración con las familias en las tareas que nos planteamos para realizar juntos. En la medida que se establecen relaciones de confianza entre las familias y el educador se favorece la comunicación y la colaboración, transmitiendo a los niños este sentimiento de confianza.

De la misma manera en las aulas, a partir de nuestras actuaciones, ofreceremos a nuestros alumnos/as  un modelo en el que la acción conjunta (con el adulto y con los iguales) sea una fuente de disfrute y enriquecimiento personal y colectivo.

alt   alt