Compostaje doméstico

La campaña iniciada por el Ayuntamiento de Torrelodones –a propuesta de del grupo municipal de Ciudadanos e incluida en los Presupuestos municipales de 2017- a mediados del presente año a fin de animar a los vecinos para que en sus propios domicilio composten, empieza a dar sus frutos.

Fue el pasado 26 de julio cuando tuvo lugar la última reunión formativa de las tres que se han llevado a cabo hasta el momento. En ellas los asistentes han tenido la oportunidad de informarse en profundidad sobre este proyecto y el proceso de compostaje.

Al día de hoy han sido 122 las solicitudes de vecinos interesados en dicho proyecto y 76 los compostadores y aireadores que finalmente han sido distribuidos gratuitamente, si bien en este momento hay 42 solicitudes en lista de espera que serán atendidas en la próxima reunión que tendrá lugar durante la segunda quincena del presente mes.

Quienes estén interesados en participar en esta reunión pueden inscribirse a través de la web municipal cumplimentando la ficha de solicitud. Serán convocadas a una reunión informativa y formativa sobre el proceso que se realizará según se alcance el aforo.

Si eres vecino de Torrelodones y dispones de jardín, y una vez finalizada le reunión, el Ayuntamiento cederá un aireador y un compostador de 340L aproximadamente. La cesión de materiales por parte del Ayuntamiento a la familia es indefinida mientras se utilice para realizar el proceso de compostaje dentro del municipio.

 

El compostaje doméstico

Gráfico compostaje El compostaje doméstico constituye una sencilla práctica por medio de la cual se reproduce el proceso natural de descomposición aerobia de la materia orgánica que tiene lugar en la naturaleza, obteniendo como resultado un fértil humus para suelos y plantas, el compost.

Compostar los restos orgánicos de nuestra cocina y de nuestro jardín es una forma de reducir y reciclar, a través de la acción de microorganismos (hongos, bacterias) y pequeños organismos detritivoros (invertebrados, lombrices…), todo ello en presencia de oxígeno, es decir sin pudrición y, por lo tanto, sin malos olores.

El compost aplicado a nuestros suelos favorece la absorción y retención de agua, facilita la circulación del aire, limita los bruscos cambios de temperatura, garantiza la reserva de nutrientes, bloquea compuestos tóxicos y sirve de alimento a incontables animales, base de la cadena alimenticia.

Puede inscribirse aquí.