humana

A lo largo del pasado año los vecinos de Torrelodones han depositado en los 23 contenedores que Humana tiene situados en la vía pública un total de 101.794 kg de textil usado, lo que supone un aumento del 1,91% respecto al año anterior (99.882 kg). En esta veintena larga de contenedores los vecinos depositan la ropa, el calzado, los complementos y el textil de hogar que ya no utilizan y a los que Humana da una segunda vida.

El objetivo de esta Fundación es que la recogida selectiva de ropa usada y su preparación para la reutilización se consoliden como parte fundamental de la gestión de residuos. De hecho, el textil es la fracción recogida selectivamente con mayor potencial de aprovechamiento por encima del vidrio, el papel o el plástico, lo que representa un ahorro importante en los gastos de recogida y eliminación de residuos sólidos urbanos evita la emisión de 322 toneladas de CO2.

La reutilización y el reciclaje de textil contribuyen al ahorro de recursos, la protección del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático. Reducen los residuos en los depósitos controlados y en las plantas incineradoras, así como la emisión de gases de efecto invernadero. Cada kilo de ropa que se reutiliza y no es incinerado evita la emisión de 3,169 kg de CO2, según datos de la Comisión Europea.

Las 101 toneladas recogidas en 2017 en Torrelodones representan un ahorro de 322 toneladas de CO2 a la atmósfera.

Pero, además de constituir un modelo de gestión del residuo textil, Humana posee una importante finalidad social al llevar a cabo programas de cooperación en África, América Latina y Asia.

 

El beneficio social: empleo verde y cooperación

Por otro lado, la gestión del residuo textil reporta dos grandes beneficios sociales: el primero es la generación de empleo verde y la contribución a la economía social, ya que fomenta la creación de puestos de trabajo inclusivos, estables y de calidad: Humana cuenta con una plantilla en aumento gracias a que genera un empleo indefinido por cada 36.000 kg de textil recogido.

El segundo es la aportación de recursos a proyectos de cooperación al desarrollo. Tras tres décadas de actividad, 2,4 millones de personas se hayan visto involucradas en los proyectos de desarrollo que Humana lleva a cabo en los países del Sur de la mano de sus socios locales. Ha destinado más de 30 millones de euros para la formación de profesores de primaria, el impulso de la agricultura sostenible a partir del fortalecimiento de las capacidades de los pequeños agricultores o los programas de lucha contra el VIH/SIDA, entre otras acciones de desarrollo.

 

El beneficio ambiental

Humana fue pionera en España en la recogida y preparación para la reutilización de ropa usada: inició su actividad en 1987, utilizando contenedores de madera, sustituidos posteriormente por los actuales metálicos que garantizan altos de niveles de usabilidad y seguridad. En 31 años de recogida selectiva, la colaboración de los ciudadanos ha permitido recuperar 294.344 toneladas de ropa, el equivalente a llenar más de cuatro veces un gran estadio de fútbol.

Tras la orgánica, los envases y plásticos, el papel y el cartón, y el vidrio, el residuo textil es la quinta fracción que más generan los españoles y la que presenta el porcentaje de valorización más alto (por encima del 90%). Sin embargo, sólo una de cada 10 prendas que ya no queremos tiene una segunda vida; al resto no se le da un tratamiento apropiado lo que hace imposible su reaprovechamiento. De ahí la importancia de concienciar a la ciudadanía de la necesidad de la recogida selectiva.

 

Jerarquía de gestión de residuos

Las prendas depositadas en los contenedores de Humana tienen dos destinos: alrededor del 60% se trata en las plantas preparación para la reutilización de la Fundación (tres: en Madrid, Barcelona y Granada) y el resto se vende a empresas de reutilización y reciclaje.

Las prendas tratadas tienen los siguientes destinos:

  • El 62% se prepara para la reutilización: el 13% se destina a las tiendas secondhand de Humana en España y el 49% se exporta, principalmente a África, para ser vendido a precios de mercado para generar recursos para la cooperación al desarrollo.
  • El 28% se encuentra en un estado que no permite su reutilización por lo que se vende a empresas de reciclaje textil para que elaboren otros productos como mantas, aislantes o trapos para la industria de automoción.
  • El 6% se destina a valorización energética.
  • El 4% se envía a un centro de tratamiento de residuos para su disposición final: son productos que no se pueden reutilizar, ni reciclar ni valorizar energéticamente.

 

Sobre Humana Fundación Pueblo para Pueblo

Humana Fundación Pueblo para Pueblo promueve desde 1987 la protección del medio ambiente a través de la reutilización de textil y desarrolla programas de cooperación en África, América Latina y Asia así como de apoyo local en España. La Fundación lleva a cabo campañas de sensibilización en torno a la importancia de la reutilización y el reciclaje de textil para la protección del medio ambiente y como fuente de recursos para la cooperación en los países del Sur. Humana cuenta con más de 550 empleados. Forma parte de la Federación Humana People to People, que agrupa a organizaciones de 31 países.