villasenor

El pasado jueves 11 de octubre tuvo lugar en Torrelodones un doble homenaje a dos artistas que intervinieron en el encargo y construcción de la Casa Lucio Muñoz en Torrelodones.Por un lado, al arquitecto Fernando Higueras, fallecido el 30 de enero del 2008, hace 10 años. Por otro, al pintor abstracto Lucio Muñoz, fallecido hace 20 años un 24 de mayo, en 1998.

La Casa proyectada por el arquitecto en 1962 para los pintores Lucio Muñoz y Amalia Avia, ha querido organizar este singular evento homenajeando a estas figuras mediante una mesa redonda dentro del Ciclo Maestros Modernos del COAM, y como colofón a las amplias jornadas de puertas abiertas con conferencias y talleres incluidos durante las dos semanas previas. Los invitados a dicha mesa fueron el pintor Antonio López García, íntimo amigo de ambos homenajeados, el arquitecto Oscar Tusquets, Diego Muñoz Avia, hijo de Lucio Muñoz, y Álvaro Martínez-Novillo, actual presidente de la Fundación Higueras, subdirector general de Bellas Artes entre 1979 y 1982 y que fue director del centro Conde Duque de Madrid. Como sorpresa se anexó a la mesa Julio Martínez Calzón premio internacional de Ingeniería, que junto con el ingeniero Jose Antonio Fernández Ordóñez actuaron en la Casa Lucio Muñoz, y que intervino enriqueciendo las anécdotas sobre la construcción de la casa.

El debate cogió forma y creció hacia una fantástica batalla dialéctica Antonio López – Oscar Tusquets, siempre dentro del respeto y admiración hacia los homenajeados. Durante el cóctel que se ofreció a continuación para celebrar aquella mágica tarde, a la que acudieron a pesar del puente del Pilar, el tráfico y la lluvia, aproximadamente 200 personas, se organizaron espontáneamente varios corrillos intelectuales. Asistieron entre otros arquitectos, Marisa y Javier Sáenz Guerra, hijos del arquitecto Francisco Javier Sáenz de Oiza también homenajeado este año por el centenario de su nacimiento. Ambos artistas, Muñoz y Saenz de Oiza, actuaron en la ejecución del Santuario de Arantzazu, junto con otros grandes como los escultores Jorge Oteiza o Eduardo Chillida. También acudieron otros miembros de la Fundación Higueras como Lola Botia, Alberto Humanes o Jose María Churtichaga.

Entre los familiares de Fernando Higueras acudieron su sobrino el galerista Luis Gurriarán, y de sus hijos el pintor Juan Higueras, y los nietos Adrián y Manuel Higueras, profesor del Colegio Estudio, obra de Fernando Higueras que se realizó simultáneamente a la Casa Lucio. Artistas como Belén Sarrias, Jose Luis Serzo, Coro López Izquierdo o Montse Gómez Osuna, que fue discípula de Lucio Muñoz y que actualmente tiene su amplio y luminoso taller en la siguiente casa que encargó su suegro al arquitecto Antonio Fernández Alba. Desde Barcelona el arquitecto Ricart Mercader, que realizó numeras obras en Barcelona 92 y el economista Javier Romeu, experto conocedor de la arquitectura. El Taller del Prado cedió a la para exponer en el evento obra original de Lucio Muñoz.

Antes del acto el grupo de ponentes junto con miembros de la Fundación Higueras acudieron a una visita muy emotiva a la Casa Villaseñor también realizada por Fernando Higueras para el pintor Manuel López-Villaseñor.