Calendario de eventos

Descargar como fichero iCal
Concierto: VII Ciclo grandes conciertos "Cuarteto Ardeo y Cuarteto Quiroga"
Cultura
Sábado, 29. Febrero 2020, 20:00

Director artístico: Francisco José Segovia

cartel generico vii ciclo grandes conciertos

 

Ciclo grandes conciertos

    

Cuando las grandes obras de la historia llegan a los mejores intérpretes del momento, el resultado es impredecible pero  el público siempre pensará que asistió a un concierto único, irrepetible, inolvidable.

Ciclo Grandes Conciertos reúne a  algunos de los intérpretes más reconocidos en el panorama musical europeo. Actúan con regularidad en las mejores salas europeas y colaboran de manera  asidua con personalidades como Martha Argerich (Cuarteto Quiroga), entre otros.

Dentro de la música de cámara, este ciclo presenta una gran variedad de combinaciones instrumentales: dúo violin y piano, cuarteto y octeto de cuerda, quinteto de viento y finalmente piano con trio de cuerda y clartinete.

El ciclo se inicia con el recital de la violinista  Ana María Valderrama Luis del Valle, nos presentan un programa romántico y virtuoso, con referencias españolas. El segundo concierto del ciclo corresponde al Carion Windquintet, es su presentación en España, este reconocido grupo famoso por sus interpretaciones sin partituras y con movimiento escénico que realza el sentido de la música que interpretan. En el tercer concierto el Ensemble Tocando el cielo interpretará el “Cuarteto para el fin de los tiempos” de Messiaen, estrenado en el campo de prisioneros de guerra alemán de Görlitz el 15 de enero de 1941 ante  400 reclusos del propio campo. Antes de escuchar la obra se proyectarán algunas diapositivas mostrando al público las impactantes imágenes de aquel estreno y se comentarán las difíciles circunstancias en las que la obra se estrenó. Para finalizar el ciclo hemos reunido a dos de los cuartetos de cuerda más activos del momento: Cuarteto Ardeo y Cuarteto Quiroga que  interpretarán el “Octeto” de Mendelssohn, obra genial a pesar de que el compositor solo contaba con 16 años cuando la escribió.

CUARTETO ARDEO Y CUARTETO QUIROGA(29 DE FEBRERO DEL 2020)

 carteles vii ciclo grandes conciertos41

 

 

 Precio: 12€

Venta de entradas

 

Dos de los cuartetos de cuerda con más proyección en el momento, unidos para interpretar una de las obras  fundamentaes en el repertorio para cuerda: el Octeto de Mendelssohn. El Cuarteto Ardeo fundado en París en 2001, recibió grandes premios: Burdeos, Moscú, Melbourne, etc., residente en la fundación Singer-Polignac desde 2008 y con Pro-Quartet desde 2010, a ellas se unirá  el Cuarteto Quiroga: residente en el Palacio Real de Madrid y galardonado en importantes concursos: Burdeos, Pekin, Ginebra, París, es uno de los cuartetos más activos e influyentes del momento, actuando en varias ocasiones junto a la mítica Martha Argerich.

 

PROGRAMA                                                                             

                                           I

Ludwig van Beethoven (1770-1827)

  Cuarteto núm.9 en Do mayor, Op.59 núm.3

  1. Andante con moto; Allegro vivace
  2. Andante con moto, quasi allegretto
  3. Grazioso.
  4. Allegro molto


                                           II

Felix Mendelssohn (1809-1847)

Octeto de cuerdas en Mi bemol mayor, Op.20
1. Allegro moderato, ma con fuoco
2. Andante
3. Scherzo
4. Presto

NOTAS AL PROGRAMA

 

LUDWIG VAN BEETHOVEN: Cuarteto núm 9 en Do Mayor Op.59 núm.3                              1

Las sinfonías, los conciertos y las sonatas para piano son géneros muy cultivados durante el romanticismo por numerosos músicos, seguramente admiradores de lo que en esos géneros habían logrado Haydn y Mozart. Uno y otro habían cultivado, con éxito indudable, un género muy apreciado por los compositores, pero menos por el público: el cuarteto.

Beethoven amplió y desarrolló todas las formas citadas con todo el esplendor de su genio. Sin embargo hubo un género al cual aportó lo mejor de sus conocimientos de la forma, la melodía y la armonía; el cuarteto de cuerdas. En él ofreció al mundo una de las facetas más interesantes (y podría decirse geniales) de su enorme producción.

Hoy escuchamos aquí su Cuarteto núm 9 en Do Mayor Op.59 núm 3, llamado por sus primeros intérpretes vieneses “Cuarteto heroico”. Es el último de la trilogía llamada “Cuartetos Razumowsky”, por estar dedicada al embajador de Rusia en Viena Andrei Kirilovic Razumowsky. En este cuarteto no existen citas claras de lo popular ruso, pero Beethoven, planteó el segundo movimiento de este cuarteto en un estilo que él consideraba próximo al menos a lo popular ruso. Si los dos cuartetos iniciales del Op.59 tienen mucho del resentimiento en que su falta de audición le atormentaba, en este tercero de los Cuartetos Op.59 se entregó al gozo de hacer música. En esta ocasión renunció a manifestar la gran contrariedad que supone la reducción auditiva y más adelante la sordera que le impedía dirigir sus entonces complicadas producciones. Lo intentó alguna vez, pero los propios instrumentistas le aconsejaban dejase el podio de la orquesta a un maestro que tuviese al menos, el oído en perfecto estado.

Lo romántico aparece claramente en el “Menuetto” donde se aprecia la distancia que hay entre este y los minuetos de Haydn e incluso de Mozart. Llama la atención la larga coda que pone fin a este tercer movimiento y además enlaza con el “allegro molto” que culmina un espléndido final.

 

 

FELIX MENDELSSOHN: Octeto en mi bemol mayor Op.20 2

La familia del compositor Felix Mendelssohn tuvo numerosos intelectuales y artistas. Vivían en Berlín y ya su abuelo fue un notable filósofo y su padre un rico banquero. El pequeño Félix dio pronto muestras de ser un prodigio en la música, cuando inició sus estudios con el maestro berlinés Carl Friedrich Zelter, el primero en recuperar la “Pasión según San Mateo” de Bach en 1829.

Entre los alumnos de Zelter encontramos a Nicolai, Loewe y Meyerbeer, músicos de excelente formación. Mendelssohn recibió desde niño una refinada educación y su cultura literaria corre pareja con la musical. En aquellos primeros años de su vida aprendió mucho en las veladas de su familia en la Leipzigerstrasse con los Hoffman, Wieck, Hegel, Heine y tantos otros que hacían de la capital prusiana un gran centro cultural.

A los nueve años de edad ya dio un concierto en público y al año siguiente ingresó en la Academia de Canto de Berlín, donde dio clases de violín con Eduard Rietz, hermano del conocido compositor y director de orquesta Julius Rietz, uno de los primeros en escribir música incidental para una representación del “Hamlet” de Shakespeare, así como para “La vida es sueño” de Calderón.

Con esa excelente formación, el joven Mendelssohn fue presentado por su familia en el Conservatorio de París que dirigía Cherubini. Allí pudo conocer a otro joven músico español de su edad llamado Juan Crisóstomo Arriaga, natural de Bilbao y también niño prodigio.

Por eso no es de extrañar que a los dieciseis años de edad, en 1825, compusiera una obra de la solidez y belleza del “Octeto” integrado por cuatro violines, dos violas y dos violonchelos, lo cual requiere unir dos cuartetos de cuerda, logrando efectos armónicos de mayor impresión en el oyente. Pronto se escuchó en París en una iglesia, lo cual escandalizó al joven Mendelssohn, extrañado del efecto bufo que producía en el templo el “allegro leggierissimo” que indica el tercer movimiento, “Scherzo”, de la espléndida obra de un jovencísimo compositor. Goethe se enorgullecía de que este joven prodigio se inspirase en aquellos versos del “Fausto” en “La noche de Walpurgis” que dibuja las nubes y vapores que cubren las alturas de los montes para desvanecerse con el viento que acaricia las copas de los árboles.

Su querida hermana Fanny, otro prodigio en la música, casada años después con el pintor Wilhelm Hensel, consideraba un verdadero milagro el “scherzo” del “Octeto”, y dijo: “Solo a mí ha confiado las quimeras que le han inspirado”.

En el primer movimiento ya se aprecia la elegancia mendelssohniana, y la intensidad pese la indicación de “moderato”, pues añade a ese “moderato” el intenso “ma con fuoco”.

El melancólico “andante” ha sido visto en su final como un coro de ángeles que evocan el cielo con dulzura.

Como hemos apuntado, el “scherzo” está basado en una idea que aparece en la “Noche de Walpurgis” del segundo “Fausto” de Goethe: “Los vapores de las nubes brillan en la cumbre de los montes; y en las hojas y el viento en los cañaverales; y todo va desapareciendo”.

Fanny también se sentía orgullosa de que Félix le hubiese confiado tales quimeras. El pasaje se debe interpretar “staccato” y “pianissimo”. Todo ofrece una nueva perspectiva espiritual y mágica, escrito además en la misma tonalidad de “mi bemol mayor”, fugato y scherzo. Más adelante surge el tema del tercer movimiento como un sencillo contratema misterioso y poético. El final es una locura de temas superpuestos en un contrapunto inverso y la coda, con rapidez irresistible, concluye alegremente el espléndido “Octeto”.

ANDRÉS RUIZ TARAZONA

 

Localización Teatro Bulevar de la Casa de Cultura

Compartir

 

Buscar Evento

Mensual

Septiembre 2020
L M X J V S D
31 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 1 2 3 4

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.