Protagonistas: Desde Torrelodones a los confines del norte de Europa

Jesús Fernández-Peinado, técnico de Protección Civil de Torrelodones, se impuso un reto personal con el que soñaba desde hace mucho tiempo: viajar hasta el Círculo Polar Ártico en moto, su fiel Perla Negra, y en solitario.

Atravesó quince países y recorrió casi 13.000 km, visitando Delligsen (Alemania), Grodzisk (Polonia) y Merksplas (Bélgica), localidades hermanadas con Torrelodones.

 

Salida desde el AyuntamientoViajar en moto para mí es, sin duda, la mejor manera de conocer el mundo, y no hay nada que lo pueda ni siquiera igualar. Pero por muy bucólico que suene, lleva intrínseca una preparación integral previa, tanto física como mental. 

Uno debe conocer y preparar su estado físico para poder conseguir aguantar esas grandes tiradas que cualquier motoviaje de larga distancia exige. Pero, sobre todo, hay que prepararse mentalmente, especialmente los moto-viajeros que lo hacemos en solitario, ya que son muchísimas las horas que nos encerramos en un casco.

 

Preparación previa

Dentro del casco, la falta de distracciones y de conversación harán que la mente empiece a desarrollar muchísimos pensamientos ligados intrínsecamente a nuestras vidas, tanto buenos como no tan buenos, y éstos pueden conseguir que, aunque estemos rodando por el lugar más maravilloso del mundo, nuestra cabeza y sentidos se queden atrapados en esos pensamientos impidiéndonos disfrutar del entorno que atravesamos.

Para intentar evitar esta situación o salir de ella cuando nos invada, porque ese momento llega siempre, hay que practicar antes lo que los grandísimos motoviajeros como Agustí Carmona o Charly SinEwan, denominan CascoTerapia o sesiones de Psicolocasco.

Asimismo, se debe estar muy mentalizado y concienciado de que te enfrentaras solo a momentos difíciles, porque en lo que te vas a embarcar no es una ruta de fin de semana o viaje a la playa, es un viaje que te llevará a sitios donde nadie te conoce, donde no eres nadie, a nadie le importas y en cuanto surjan los problemas, que surgirán, tendrás que solucionarlos solo y generalmente en otro idioma distinto al tuyo.

La moto es un vehículo muy exigente a todos los niveles, no en balde la postura, el ruido, las condiciones meteorológicas, el tráfico, el estado de la vía y el estado anímico del piloto (sí, piloto, porque la moto no se conduce, se pilota), van haciendo mella según devoras kilómetros.

Debes conocer muy bien tu vehículo y especialmente a ti mismo. Hay que intentar llegar a conseguir una especie de simbiosis entre máquina y piloto, que solo lo puede dar la experiencia y la determinación.

Así mismo, la planificación del motoviaje debe existir, pero nunca puede ser estricta y cerrada, debe ser flexible y abierta, ya que el propio viaje en sí mismo y todos los factores externos e intrínsecos a él serán quienes marquen los tiempos y etapas. Por eso, el piloto debe amoldarse a ellos sin intentar forzar situaciones y, como decía Vetusta Morla en su canción Copenhague; “dejarse llevar suena demasiado bien”.

 

Tres momentos en el viaje

Nordkapp

Pero ¿cuándo comienza un motoviaje de larga distancia? Literalmente no empieza el día de la partida, sino que comienza mucho antes, me atrevo a afirmar, basándome en mi humilde experiencia, que consta de 3 fases espaciadas en el tiempo.

La primera fase es cuando el motoviajero se imagina recorriendo aquellos lugares a los que anhela ir, y es en ese momento cuando el motoviaje empieza a tomar sus primeras pinceladas.

En mi caso, esto ocurrió en 2021 tras realizar la ruta Transpirenaico-Cantábrica (Cadaqués-Finisterre) con unos 3000 km recorridos, empecé a imaginarme llegando a destinos lejanos, cruzando fronteras y recorriendo kilómetros por carreteras que hacían que me alejase de lo hasta ahora conocido.

Atlantic RoadNordkapp se convirtió en un objetivo a conseguir.

La segunda fase es cuando el motoviajero ya sabe a ciencia cierta que ese deseo de la primera fase lo tiene que hacer realidad y entonces es cuando le pone una fecha para realizarlo, ahí el deseo se convierte en proyecto.

Yo tuve esa certeza en 2022 cuando regresé de mi viaje después de recorrer más de 5.000 km, 5 países, atravesar los Alpes, los Dolomitas, cruzar la Toscana y la Costa Azul. En agosto de ese año, me dije a mi mismo que, en julio de 2023, conquistaría el lugar más septentrional de Europa al que se puede llegar por carretera.

Y, como es de esperar, la tercera y última fase es el día de la salida, el día que las ruedas empiezan a rodar sobre el asfalto alejándote de tu familia, amigos, casa y de cualquier zona de confort que tuvieras en tu vida.

 

15 fronteras, 27 días y 13.000 km

Mi motoviaje desde Torrelodones hasta Cabo Norte en Noruega fue una experiencia llena de sentimientos y pasión que duraría 27 días, pasaría por 15 fronteras (Francia, Luxemburgo, Alemania, Polonia, Lituania, Letonia, Estonia, Finlandia, Noruega, Rusia, Suecia, Dinamarca, Holanda, Bélgica y España) y recorrería casi 13.000 kilómetros con mi fiel y amada compañera; La Perla Negra, una Honda CBR 600F del año 2004. Una máquina eterna, fiable y sin ningún tipo de asistente o ayuda a la conducción ni comodidades como puede ser el ABS, el control de tracción, etc.

Una máquina de las de antes, de las que se hacían para durar, de las que hacen que pilotar sea un verdadero ejercicio, en donde el piloto debe conocer muy bien su máquina, fusionarse con ella y saber leer bien las condiciones de la vía.

Mi subida hacia el norte me llevó a través de la Europa Central cruzando Francia, Luxemburgo, Alemania y Polonia, en donde las autopistas, pese a lo aburridas y duras que son para los motoviajeros, son la única manera de avanzar muchos kilómetros de una forma rápida.

Después de más 3.200 km, con Polonia en el reflejo del retrovisor, empiezas a rodar por los países ribereños del mar Báltico (Lituania, Letonia y Estonia), es cuando para mí, el viaje empezó a tomar un cariz distinto y empezó a tomar forma de aventura.

Las autopistas desaparecen, los paisajes y aromas son diferentes, el idioma ya no te es familiar y avanzar ya no es tan rápido como antes. Aproveché para conocer Siauliai en Lituania, Riga en Letonia y Tallin en Estonia, lugares preciosos, encantadores y habitados por personas realmente increíbles, dispuestas a ayudar y charlar con el viajero que vino del oeste.

 

Más allá del Báltico

Una vez en Tallin, Estonia, ya solo queda saltar a la península escandinava y llegar a Finlandia cruzando el Báltico en ferry. A partir de este punto, el viaje ya ha pasado el punto de no retorno, ya estás en Escandinavia y darte la vuelta deja de ser una opción, solo queda seguir aunque llueva, sople fuertemente el viento, haga frío o nieve.

Tras pasar un día en Helsinki, capital de Finlandia, y descansar de lo que fue la primera parte del viaje, continué como no podía ser de otra manera hacia el Norte. Y entre inmensos bosques de abetos e infinidad de lagos, conseguí alcanzar un hito; cruzar el Círculo Polar Ártico en el paralelo de latitud 66o 32´ 35” sito en la localidad de Rovaniemi, en Laponia, donde Papa Noel decidió establecer su residencia para poder recibir a todo aquel que tenga ilusión y crea en la magia.

Círculo Polar Ártico

Frontera con Rusia

Fiordo Geiranger

 

Camino del Círculo Polar

La verdad, fue un momento mágico el entrar al Círculo Polar Ártico, por donde estaría 10 días y recorrería unos 2.400 km, todos ellos rodeado de una belleza natural sobrecogedora y acompañado en casi todo momento por esos animales tan característicos de esos lares, los renos. Asimismo, desde este punto las noches desaparecieron, se convirtieron en un recuerdo y siempre que durmiese durante los siguientes días sería con sol.

Tras la consecución de este hito, continué atravesando Finlandia de sur a norte, hasta cruzar la frontera de Noruega, dando deleite a mis sentidos de la vista y olfato, viendo parajes impresionantes y respirando aromas que solo los moteros entendemos.

Ya en Noruega tocaba acudir a un punto especial para mí, estar en la frontera más septentrional que tiene Rusia con Europa, en donde hay un cartel cuanto menos curioso, el cual anuncia en varios idiomas que desde ese punto se abandonaba el espacio Schengen, desgraciadamente ese paso fronterizo se encontraba cerrado y no pude más que quedarme a la entrada de Rusia.

A estas alturas del motoviaje y tras 9 días ya me encontraba a una sola jornada de alcanzar el objetivo por antonomasia de cualquier motero que se precie; estaba unos pocos cientos de kilómetros de acariciar la gloria: Cabo Norte.

La emoción, los nervios, la ansiedad en esos últimos kilómetros se hicieron totalmente patentes invadiendo cada célula de mi cuerpo.

El frío, el fuerte viento del norte, la lluvia y el cansancio ya no causaban efecto en mi persona, ni en mi estado; todo mi cuerpo, alma y mente estaban en un estado muy superior no dejando que nada me arrebatara ni un solo segundo de ese momento glorioso, del orgullo que sentía de mí mismo al conseguir llegar a la bola del mundo sita en el Valhala motero.

 

Objetivo cumplido

motoviaje 8No fue hasta la madrugada del día 4 de julio, cuando a las 3:30 am, La Perla Negra y un servidor alcanzábamos la tan ansiada recompensa; tocar la bola con el sol de media noche iluminando la consecución del éxito logrado.

Es imposible describir con palabras ese momento, lo que sentí dentro de mí mientras contemplaba el vasto océano Ártico, mientras sentía el viento frío en mi rostro. Era un logro personal indescriptible, un sueño hecho realidad. Lo había logrado, había conseguido lo que muchos queremos, pero no todos consiguen, había cumplido con el objetivo nada baladí de conquistar el Norte en el paralelo de latitud 71o 10´ 21” N.

Pero mi motoviaje no terminaba ahí, ahora quedaba la vuelta casa que sería más espectacular que la ida, tocaba recorrer Noruega entera de norte a sur, atravesando majestuosos fiordos tanto por carretera como en ferry, contemplar atardeceres que directamente se convertían en días, disfrutar de sus carreteras plagadas de curvas, de su naturaleza apabullante, de la infinidad de cascadas, ríos, lagos, bosques y fauna.

 

Mis parajes preferidos

Si me dijeran que con que me quedaría del motoviaje sin incluir Nordkapp, elegiría dos lugares y dos carreteras.

El primer lugar sin duda alguna serían las islas Lofoten, declaradas patrimonio de la Humanidad por la UNESCO por su extrema belleza. Son, para que se pueda entender, como si juntaras los paisajes de Parque Jurásico y el Señor de los Anillos, los mezclases y los extendieras por el mar del norte formando una cadena islas a cada cual más bella. He estado en 30 países en mi vida y no he visto un lugar como ese en ningún otro sitio.

El segundo lugar, sería el Preikestolen o Roca del Pulpito; formación rocosa que se eleva más de 600 m sobre el Fiordo Lysefjord. Éste se encuentra en el sur de Noruega, muy cerca de Stavanger, y para poder llegar hasta él hay que hacer una caminata de 4 km por mitad de una montaña bastante exigente físicamente. 

La primera carretera sería la Atlantic Road, que es una sección de 8 kilómetros de la County Road 64. Se caracteriza por sus puentes, sinuosos, sin protección al mar y que alguno se eleva por encima de los 20 metros de altura. Esta carretera debido a las condiciones del mar y los vientos del norte, se suele cortar a menudo durante los meses de invierno o cuando el mar anda bravo.

La segunda carretera sería las Trollstigen o más conocida como la carretera de los Trolls, que es una carretera de montaña de unos 55 km, con curvas sinuosas y por su recorrido discurren unas cataratas majestuosas con unas vistas impresionantes. Es, haciendo una comparación, como el Paso del Stelvio en Italia.

 

Hermanados

Ayto. DelligsenAyto. GrodziskAyto. Merksplas

Durante este impresionante motoviaje, hice tres paradas muy especiales en los pueblos hermanados con Torrelodones: Delligsen en Alemania, Grodzisk en Polonia y Merksplas en Bélgica. En cada uno de estos lugares fui recibido por los alcaldes, diversas personalidades y funcionarios, de una manera excepcional. Me transmitieron su afecto y me expresaron su deseo de retomar y fortalecer los lazos con Torrelodones que han sido descuidados en los últimos años.

Pasé unos ratos muy enriquecedores con ellos, hablando sobre Torrelodones y sobre los motivos que me habían llevado a acercarme a sus localidades. Todos, absolutamente me recalcaron que se acordaban de nuestro humilde municipio y me dieron los mejores deseos para todos los habitantes de nuestro querido Torrelodones. 

Finalmente, el 19 de julio, y tras 12.541 km, llegué a Torrelodones. 

El motoviaje, lleno de aventuras, descubrimientos y encuentros inolvi-dables había llegado a su fin, pero lo que había vivido, experimentado, gozado, sufrido y sentido durante esas 27 jornadas quedará grabado en mi corazón y alma para siempre. 

Y, sobre todo, este motoviaje reforzó y afianzó muy firmemente mi pasión por la moto y las ganas de continuar descubriendo el mundo sobre ella, llevando el nombre de Torrelodones tan lejos como me sea posible. 

 

 

Reportaje publicado en el nº 396 de la Revista de Torre. Puede descargar el archivo pdf de la revista aquí

 

Próximos Eventos

18 May
Cultura, Otros eventos culturales 18:30 h

Recital poético-musical "Homenaje a las madres de Torrelodones"

  “Con motivo del Día de la Madre que se celebr...

20 May
Juventud 17:15 - 18:45 h

CICLO DE TALLERES PARA EL DESARROLLO DEL TALENTO TECNOLÓGICO

Organiza: Asociación Proyecta Futuro. Proyecto EUREKA:...

21 May
Juventud, Educación 17:00 - 19:00 h

AULA AMBIENTAL: Abeja por un día

Celebramos el día mundial de la biodiversidad y el dia ...

21 May
Cultura, Otros eventos culturales 19:30 h

Conferencia. Encuentros con la música " El Moldava". Ateneo de Torrelodones

Ponente: Alberto Hernández de Frutos(Violonchelista) S...

22 May
Juventud 17:30 - 18:30 h

ESCUELA DE PARKOUR

El parkour o "arte del desplazamiento" es un depor...

24 May
Juventud 16:30 - 18:00 h

DINAMIZADORES

Grupo de jóvenes que se reúne durante el curso en la Zo...

25 May
Juventud, Educación 11:00 - 13:00 h

AULA AMBIENTAL: Pinta con las flores

Descubre una técnica muy sencilla para hacer estampados...

25 May
Cultura, Otros eventos culturales 19:30 h

Concierto de Jazz- canción francesa con Javier Elorrieta

    Venta de entradas     Sino...

28 May
Cultura, Otros eventos culturales 19:00 h

Conferencia "Érase una vez Occidente. Evolución histórica y desafíos actuales". Javier Arjona García-Borreguero

  ÉRASE UNA VEZ OCCIDENTE EVOLUCIÓN HISTORICA ...

31 May
Juventud 10:00 h

“ATRAPA LA BANDERA” Juego colectivo por el municipio de Torrelodones

Organizado por el equipo de dinamizadores de Torrelodon...

31 May
Bibliotecas 18:00 h

CUENTACUENTOS "CUENTOS EN LA GRANJA" Por: Alicia Cuenteando

Biblioteca Caja de Cultura. Niños/as a partir de 4 años...

01 Jun
Juventud, Educación 11:00 - 13:00 h

AULA AMBIENTAL: Insectos de nuestro entorno

¿Conoces la importancia de los insectos para los ecosis...

08 Jun
Juventud, Educación 10:00 h

AULA AMBIENTAL: Jornadas Agroecológicas en los Huertos Urbanos de Torrelodones

Un día de celebración del curso junto a colegios, asoci...

18 Jun
Juventud, Educación 17:00 - 19:00 h

AULA AMBIENTAL: Cuida la huerta de verano

Tutorados, aporcados, podas, escardas… con el calor lle...

22 Jun
Juventud, Educación 11:00 - 13:00 h

AULA AMBIENTAL: Aprovechando la energía del sol

La energía que nos llega del sol es un recurso renovabl...

¡Consulta el calendario de eventos para no perderte nada!  Ver el calendario

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.